Cinco tips para la enseñanza del español

04 Abr 2016 Flor Ragucci no responses

Profesora de espanol

Pese a que en España tenemos el dicho “cada maestrito con su librito”- apuntando a la libertad de todo profesor para decidir su propio método educativo- sí que existen algunas pautas básicas que muchos de quienes nos dedicamos a la enseñanza de español para extranjeros compartimos. Pensando, primero que nada, en facilitar el aprendizaje de la lengua y allanarles a los alumnos el camino hacia una comunicación fluida en español, a nuestro criterio, cinco aspectos que un profesor de ELE tendría que tener en cuenta son:

1. La profundización en el conocimiento del idioma

No basta con ser nativo para entender el funcionamiento de la lengua y, de hecho, poco tienen que ver una cosa con la otra. Por eso es necesario desmenuzar sus estructuras con la ayuda de una formación específica que nos permita reflexionar sobre los porqués del español ¡antes de que los estudiantes nos los pregunten!

2. Fomentar la motivación

Aprendemos mejor y más rápido aquello que realmente nos apetece, eso es así. Por supuesto que el español no escapa a esta regla básica pero, además, al tratarse del aprendizaje de un vehículo de comunicación, la motivación se vuelve aún más importante porque ¡nadie quiere hablar si el tema no le interesa! Entonces, en nuestro campo, es fundamental estar atento a las preferencias del alumno o del grupo y llevar a clase propuestas que impulsen, lo más espontáneamente posible, el deseo de expresarse.

3. Una actitud amable y positiva

La motivación de los estudiantes también viene, en buena parte, del placer por enseñar/aprender que el profesor les contagia. Crear un buen ambiente de trabajo a través del humor, la paciencia, la cooperación, el entusiasmo y la escucha son objetivos que un docente de español como lengua extranjera debería tener siempre al entrar al aula.

4. Incentivar la autonomía de los alumnos

Si los estudiantes lo que quieren es poder comunicarse con soltura dentro del mundo hispano, lo mejor que puede hacer un profe es ayudarlos a que, poco a poco, lo consigan por sí mismos. En la calle, en los bares, en el trabajo los alumnos no tendrán a su lado al maestro así que, en el aula, el profesor los dotará de las herramientas necesarias ¡para que no lo necesiten!

5. Planificar bien la clase

Para que todos salgamos contentos de la clase es muy importante sentir que hemos aprovechado al máximo ese tiempo y que los contenidos vistos han quedado claros, lo cual, en gran parte se logra gracias a un estudiado plan previo por parte del docente.

¡Y, por supuesto, que “cada maestrito con su librito” aporte siempre ese toque personal, tan valioso, que hace de cada clase una experiencia única!