¿Hace falta ser nativo para ser profesor ele?

“Se busca profesor nativo”. No te desanimes y piensa que quizás también tú lo harías si tuvieras que buscar un profesor de lengua extranjera. Este es el debate diario que los profesores nos encontramos cuando salimos a buscar trabajo. Y es que ser capaz de enseñar un idioma no basta con saber utilizarlo y como bien sabes, hacen falta conocimientos sobre cómo se efectúa el proceso de aprendizaje de una lengua. Nuestro consejo es que reflexiones sobre este tema y anticipes cuales son las ventajas e inconvenientes de ser un profesor no nativo. Tenerlo claro te ayudará a hacer frente a esta polémica y a defender tu puesto.

No controlar la lengua 100% es el primero de los miedos. Normal, no eres nativo y no podrás llegar a serlo, pero recuerda que no porque una persona sea nativa está cualificada para enseñar una lengua. Hay que tener previos conocimientos docentes. Es muy importante tenerlo presente. Otro punto débil es la falta de contexto. Un profesor no nativo que enseña lengua española en un país extranjero puede notar una cierta soledad que viene dada por la falta de contexto social donde se desarrolla la lengua. Para ello el profesor debe estar “actualizado” y mantener  la cultura española viva para poder desarrollarla en clase con naturalidad.

 

Veamos ahora los puntos positivos o ventajas de ser un profesor no nativo:

–  Conocer de primera mano el aprendizaje de la lengua. El profesor no nativo ya ha recorrido el camino que el estudiante debe emprender. Esto genera empatía e iguala al profesor y al estudiante como aprendientes.

– Conocer las dificultades de aprendizaje de los aprendientes. Es un punto fuerte a destacar porque el profesor ya tiene la experiencia de ser estudiante y podrá anticiparse naturalmente a estos problemas. Serás capaz de relatar las dificultades y frustraciones del aprendizaje, algo que el profesor nativo aprenderá con la experiencia.

– Enfoque de la lengua “desde fuera” ambos, profesor y alumno, observan la lengua como desconocidos por lo que juegan al mismo nivel.

– Conocimiento de otras lenguas. Hablar otras lenguas es un gran punto a favor. Cuantas más lenguas conozcas, más fácil será ponerte en la piel del estudiante y más enriquecedora será tu clase.

Recuerda que lo más importante es, sin duda, tu habilidad para conectar con tus estudiantes – ser nativo o no nativo es irrelevante en esta situación –  Si te apasiona enseñar, conoces la metodología, tienes la conciencia lingüística y la experiencia de aprendiente serás un excelente profesor, ¡Ya sea en Barcelona o en la Conchinchina!